caderno dun rencoroso enfermo de cinefilia
Inicio > Historias > Juan Antonio González Iglesias
> Juan Antonio González Iglesias <

É o bo de ter amigos, que se pasa ben. Veño de pasar unhas horas con tres deles, rencorosos coma min, compartindo conversa e copas de viño, con algún chupito de licor café a maiores, recibindo noticias do Brasil e falando de Caetano Veloso e da Carballeira de Zas, e tamén, por suposto, de calquera deses temas que ocupan parte das nosas conversas nos últimos meses. Ao chegar a casa, encendo o ordenador disposto a escribir algo para o blog, pero despois de ler o correo electrónico e constatar como o meu bo humor mudaba de xeito ben notábel, dou en pensar que o que hoxe necesito é poñer aquí algo fermoso de verdade, algo que me faga crer que a beleza existe e paga a pena ir ao seu encontro. Por exemplo, un poema de Juan Antonio González Iglesias, autor de dous libros colosais, Un ángulo me basta e o portentoso Esto es mi cuerpo, do que saco a seguinte xoia:

Déjame que te abrace, ahora que todavía
tu piel no lleva escritas las mentiras del mundo
y tus labios son sede sólo de la hermosura.
Porque sólo he querido ser bueno y verdadero,
y tú puedes hacerme,
déjame que te abrace.

2003-04-11, 11:08 | 1 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pawley.blogalia.com//trackbacks/7077

Comentarios

1
De: Martin Pawley Fecha: 2003-04-12 10:12

Non me resisto a poñer estoutro poema de Juan Antonio González Iglesias, pertencente ao seu máis recente poemario, Un ángulo me basta. Para os rencorosos amigos cos que compartín viño e palabras antonte xoves a razón será evidente:

CAPOEIRA

Felices los flexibles.
Sus tobillos son súbitos
puntos en el espacio, como estrellas fugaces
en el atardecer. Sus pies alados
no pisan las cabezas de los hombres
porque no quieren. Cercan,
sobrevuelan los cinco centímetros de aura
donde el otro se guarda.
Nadie
diría que han estado durmiendo hasta hace poco,
que han trabajado duro a lo largo del día,
o han estado metido en rollos malos, porque
ahora
levantan un tobillo por encima
del horizonte
y con el otro pie tocan la tierra.
Así proyectan arcos instantáneos,
con las extremidades inferiores.
Son preferibles a los arquitectos,
y a los programas de diseño gráfico
más potentes. Benditos
los acróbatas nuevos.
Luchan de dos en dos, como los que se aman.
Se atrapan mutuamente en un deseo
que los hará volver. Con golpes inaudibles
se aproximan. Se alejan de los demás mortales.
Tan simbólicamente
tan intrincadamente
combaten, que los ángulos
los pantalones blancos de algodón intangible
las líneas y los músculos euclídeos
trabajan
como instrumentos de alta precisión
al servicio de una sorprendente pureza.
Nada les interrumpe durante media hora.
Jóvenes conflictivos de barrios marginados
cada tarde reducen a cero la violencia.
Felices los descalzos
que conocen a ciegas
el número perfecto de la arena.
Nadie más libre que estos descendientes
de esclavos.
Felices los flexibles.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.90.21 (687e7f7a15)
Comentario









os arquivos estranhos




correo:diasestranhos()gmail.com

O sistema de comentarios está á disposición dos lectores de "signos de vida" (antes "días estranhos") exclusivamente para a publicación de opinións e comentarios relacionados co contido deste blog. Calquera texto publicado por medio do referido sistema non reflicte necesariamente a opinión do autor deste blog. As opinións e informacións publicadas no sistema de comentarios son de autoría e responsabilidade integral dos leitores que del fixeran uso. O autor deste blog resérvase o dereito de suprimir os comentarios e textos que considere ofensivos, difamatorios, calumniosos, preconceitosos ou de algunha forma perxudiciais a terceiros. Textos de carácter promocional ou inseridos no sistema sen a debida identificación do autor (nome completo e enderezo válido de e-mail) tamén poderán ser eliminados.


Licenza de 
Creative Commons
Esta obra está baixo unha licenza Recoñecemento-NonComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. Blogalia

Blogalia

(c) Martin Pawley