caderno dun rencoroso enfermo de cinefilia
Inicio > Historias > Derrota histórica
> Derrota histórica <

Lendo o imprescindível blogo social português descubro un artigo de Eduardo Prado Coelho no Público no que se ocupa dos resultados das eleicións rexionais na Franza. O texto paréceme interesante dabondo como para lho dar a conhecer a todos vostedes; na minha opinión, a lúcida ironía que destila o primeiro parágrafo é un bon antídoto contra o ridículo fanatismo das bitácoras-frontón e os federicos dixitais.

Derrota Histórica
Eduardo Prado Coelho
Terça-feira, 30 de Março de 2004

E agora? Vão de novo dizer que a Al-Qaeda ditou o resultado? Que o Bin Laden venceu Jacques Chirac? Que a democracia está em perigo? Que devemos estar todos unidos nas posições que são obrigatoriamente as de Bush se não queremos estar ao serviço do terrorismo? Que o povo francês foi cobarde e teve medo?

Aquando das eleições espanholas, assistimos à raiva surda que se apossou da direita portuguesa pelo simples facto de ter visto como Aznar perdeu, estupidamente (diga-se a verdade), as eleições. Lembraram-se de que Aznar estava à frente das sondagens. Esqueceram-se de que de dia para dia a diferença entre o PSOE e o PP diminuía e que houve um salto qualitativo resultante de uma tentativa de manipulação grosseira (de que, aliás, o PP não parece arrependido). Esqueceram-se que maioritariamente os espanhóis sempre tinham sido contra a guerra no Iraque. E vai daí lançaram-se numa tentativa de desvalorização dos resultados absolutamente indecorosa.

Agora as coisas são diferentes. Bin Laden fica em repouso no seu refúgio nas montanhas. O criminoso da Al-Qaeda não é chamado para aqui. Nem tudo se explica pelo facto de estarmos em guerra. A verdade é que a direita francesa perdeu espectacularmente, numas eleições em que a esquerda somou metade dos votos e a direita unida se ficou apenas por 37,5 por cento. A verdade é que, numa revolução impressionante, a esquerda francesa tem condições para conquistar a esmagadora maioria das regiões metropolitanas.

A primeira lição vai no sentido do cepticismo dos cidadãos. Em relação à crise a esquerda não mostrou que tivesse soluções para a resolver. Veio a direita armada em Tarzan das selvas e procurou mostrar que com as suas soluções tudo melhoraria. Para chegar a essas soluções seguiu o caminho português. E que acontece? Revela uma extraordinária insensibilidade social. É ver como entre nós muitos gestores (nem todos, sublinhe-se), pagos a peso de ouro, saíram dos seus Jaguares para proclamarem em coro que o desemprego tinha que ser porque era a condição do progresso (esqueceram-se de dizer que era "a condição do progresso deles"). E isto paga-se, o que Durão Barroso começa a perceber, e isso leva-o a inflectir o discurso no sentido da consciência social (Marques Mendes tinha dado o mote na entrevista à televisão).

Em França, a extrema-direita recuou, porque houve um sobressalto no sentido do voto útil. Mas não foi apenas a insensibilidade social (que outrora tinha sido designada como "a fractura social") que tramou Chirac. Foi também uma incrível sucessão de escândalos, a condenação de Alain Juppé e a convicção de que Chirac só escapava à Justiça porque era Presidente da República. Foi também a luta fratricida, ao estilo das peças de Corneille, entre o Chirac que se mantém como chefe da direita e um Nicolas Sarkozy que, multiplicando-se em refinadas perfídias, lhe disputa a liderança. Será que Chirac o vai escolher para substituir Raffarin? Seria a morte em directo. O duelo ao sol. A possível vitória de uma esquerda liderada por um homem sem perfil nem carisma (François Hollande), casado com a grande vedeta destas eleições: Segolene Royal.

hoxe hai un ano: acuse de recibo

2004-03-31, 01:00 | 5 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pawley.blogalia.com//trackbacks/17176

Comentarios

1
De: Martin Pawley Fecha: 2004-03-31 01:14

Non todo ía ser lucidez, claro. Miren, por exemplo.



2
De: Vendell Fecha: 2004-03-31 15:50

Y este tipo quien es. ¿Tom Clancy?



3
De: opaco Fecha: 2004-03-31 17:00

Seica o Chirac & Co. tenhen tan pouca vergonza coma o Aznar e os seus amiguinhos (quizais este Tom Clancy sexa da pandilla)



4
De: Penafesa Fecha: 2004-03-31 20:20

Agora, Mr. Pawley, xa sabe vostede quen é este tal Calaza, antigo militante nacionalista (coma Jon Juaristi). Este artigo bebe noutro que ese curioso individuo chamado Jesús Cacho se esforzaba en demostrar a autoría do atentado do 11 de marzo por parte de A. Pérez Rubalcaba apoiado nas súas múltiples e boas relacións cos restos de CESID anterior ao 93 que aínda fican no actual CNI.
E despois dicides algúns que a dereita non ten imaxinación.
Mágoa de que o pobre estilo literario do autor non dea para máis. Pérdese así, por falta de ferramentas lingüísticas e expresivas, un gran autor cómico.



5
De: Martin Pawley Fecha: 2004-03-31 22:02

Ten razón, Penafesa: de teren eles (o Calaza e o Cacho) algunha capacidade literaria poderían adicarse a escribir novelas de política ficción a catro mans, como Dominique Lapierre e Larry Collins. Aquí tenhen o conspiranoico artigo de Jesús Cacho:

Pérez Rubalcaba y la "mano negra" del 11-M.
Jesús Cacho, "El Mundo"

Diluido el resplandor de la victoria electoral del 14-M, el nuevo Gobierno Zapatero se enfrenta, entre otras cuestiones no menores, a la necesidad de dar respuesta a algunas preguntas esenciales que los españoles no pueden dejar de hacerse sin renunciar a su condición de ciudadanos libres: ¿Quién está realmente detrás de la masacre de Madrid? ¿Quién es la mano negra del 11-M?



Dice Stefan Zweig en el prefacio de su Fouché, retrato de un hombre político que «en la esfera de poder de la política, raras veces deciden las figuras superiores, los hombres de ideas puras, sino un género mucho menos valioso, pero más hábil: las figuras que ocupan un segundo plano». Reconocido como uno de los tres grandes diplomáticos de la Revolución Francesa -con Talleyrand y Sieyés-, Fouché fue capaz de pasar como un rayo de sol a través del cristal de la Revolución, el Directorio, el Consulado, el Imperio y la Monarquía. Parapetado tras una autodisciplina férrea y una espartana renuncia a todo lujo o boato, cruel con los enemigos y servil con los poderosos, sin sentimientos, sin escrúpulos, Fouché desplegó siempre una enorme capacidad para desaparecer en las tormentas y volver a reaparecer al lado del vencedor.
Como el duque de Otranto, Alfredo Pérez Rubalcaba (APR) resurge de nuevo en la etapa Zapatero como el único gran superviviente del felipismo. Con más fuerza, si cabe, de la que tuvo en los Gobiernos de González, en razón del papel capital jugado en la victoria del 14-M. Nuestro curita de Nantes es, en realidad, el verdadero triunfador del 14-M, un moderno Fouché, incluso en el físico, que vuelve por sus fueros aureolado por las mismas viejas virtudes de los tahúres de la política, «esos artistas de manos ágiles, palabras vacías y nervios de acero». Un maestro de esa fatalité moderne que, según Napoleón, es la política.
El malvado Rubalcaba, apelativo que le dedican no pocos compañeros de partido, no sólo encauzó la revuelta del sábado de reflexión con aquel antológico «los españoles se merecen un Gobierno que no mienta», sino que, días después, investido de su nuevo poder, criticó la desclasificación por el Ejecutivo de un par de papeles del CNI en los que queda patente el pobre servicio que la escasa inteligencia del Centro prestó al Gobierno Aznar en la crisis del 11-M. Más ayuda parece que prestó al PSOE, en general, y al propio Rubalcaba, en particular, en su labor de acoso y derribo al candidato Rajoy. En la carretera de La Coruña sigue reinando el coronel Jambrina, superviviente de los tiempos de Alonso Manglano, y Aurelio Madrigal, secretario general con Javier Calderón y ex miembro de la célula destacada en presidencia de Gobierno, a las órdenes de Roberto Dorado. En el CNI está también Ignacio Estévez, actual responsable de la división exterior, y algunos simpatizantes más de la causa PSOE.
Rubalcaba tiene amigos de sobra en la Cuesta de la Perdices para saber, al mismo tiempo que el Gobierno legítimo de la Nación, si no antes, lo que el Centro pensaba, hacía o decía en pleno arrebato del 11-M. Con la osadía propia de un Fouché, APR utilizó esa información de acuerdo con los intereses de su partido, como ya hiciera en 1995, siendo ministro de la Presidencia y portavoz del Gobierno, encabezando la negativa radical a que el CESID desclasificara, en defensa de Felipe González, los papeles de la guerra sucia contra ETA, el caso GAL (la famosa nota manuscrita de Manglano «me lo quedo: Pte. para el viernes»). Estamos, pues, ante un reconocido experto en la utilización partidaria de los servicios de inteligencia, algo que ahora debería preocupar a Rodríguez Zapatero.
También durante el año 95, y con la inestimable ayuda del ministro Belloch, APR se encargó de montar la famosa conspiración contra González. En la tarea contó con la inestimable ayuda del agit prop de Prisa, el mismo Grupo que ahora ha llevado en volandas a Zapatero a la cima del poder político, subido en la ola del terror islámico y el dolor ajeno. Porque ésta es la clave del enorme poder de nuestro moderno Fouché: su condición de go-between, de hombre de engarce, de embajador del PSOE en Prisa y de Prisa en el PSOE. ¿Quién diseñó la estrategia defensiva de González en el 95? APR. ¿Quién ha diseñado ahora la operación derribo del PP? El mismo APR. La misma técnica, idénticos apoyos mediáticos.
Diluido el resplandor de la victoria, el nuevo Gobierno se enfrenta, entre otras cuestiones no menores, a la necesidad de dar respuesta a algunas preguntas esenciales que los españoles no pueden dejar de hacerse sin renunciar a su condición de ciudadanos libres: ¿Quién está realmente detrás de la masacre de Madrid? ¿Quién es la mano negra del 11-M? Nadie puede seriamente atribuir la autoría de los atentados a la desarrapada tribu de marroquíes de Lavapiés. Puede que ellos hayan sido los autores materiales, los sicarios, pero los instigadores son otros. Detrás de la elección del 11-M como día del atentado hay mucho perverso talento, mucho conocimiento de la política española, incluso de la psicología del votante español.
Algunas fuentes dignas de crédito sugieren que detrás del 11-M se esconde un ajuste de cuentas entre servicios secretos, entre el CNI de Jorge Dezcallar y el Muhabarat, el servicio secreto iraquí de Sadam Husein. Desde este punto de vista, el 11-M sería la tercera siniestra entrega en un rosario de venganza que contaba con dos advertencias previas: el asesinato (9 de octubre de 2003) del sargento José Antonio Bernal, del CNI, a la puerta de su casa en Bagdad. Bernal llevaba tres años viviendo en Irak y ejemplificaba las estrechas relaciones existentes desde siempre entre los servicios de ambos países, mantenidas incluso al margen de los avatares de la política. ¿Por qué esta vez se rompió la cuerda? ¿Por qué el Muhabarat acusa al CNI de traición? ¿Fue sólo la invasión de Irak? Quien llamó a la puerta de Bernal era gente por él conocida. Su muerte fue la primera letra que los servicios de Sadam giraron a España.
La segunda estación de la venganza iraquí tuvo lugar el 29 de noviembre, cuando 8 agentes del CNI fueron acribillados a balazos en una emboscada tendida por agentes de Sadam. «Nos están matando; mandad helicópteros». Sobrevivió el sargento José Manuel Sánchez.Salvó la vida gracias a un beso de un clérigo iraquí, a sueldo del MI-6 británico, que presenciaba la masacre. En la primera semana de marzo, los servicios italianos alertaron de la presencia en nuestro país de un coronel de Sadam que, tras huir de Irak, habría entrado en España a través de Marruecos. La advertencia no fue atendida. La Comisaría General de Información de la DGP reprocha al CNI su ineficacia. Pero en las Perdices reaccionan con acritud: ¿Cómo podéis abrir la boca, cuando teníais pinchado a uno de los autores materiales, Jamal Zougam, en su locutorio de Lavapiés...?
¿Un ajuste de cuentas entre servicios secretos? Sólo un analista de inteligencia de extraordinaria finura es capaz de elegir el 11-M como fecha idónea, susceptible de provocar el vuelco político ocurrido en España el 14-M. El 11-M. Ni antes, ni después. «Esta ha sido una operación de inteligencia, en realidad terrorismo de Estado, ejecutada por mercenarios marroquíes». De ahí el interés de la mano negra por reivindicar inmediatamente la autoría para el fundamentalismo islámico, y la evidencia de las pistas servidas a la policía casi en bandeja.
Y la pregunta que se hacen algunos hombres del antiguo CESID: ¿Sólo los servicios secretos iraquíes? Una pregunta que nos remite al clásico quid prod est? Difícil imaginar en la ribera del Tigris o las montañas de Afganistán análisis tan fino del inconsciente colectivo hispano como para preparar ese golpe en día tan señalado.Más fácil intuirlo en un despacho a orillas del Sena. ¿Han tenido algo que ver los servicios secretos franceses, siempre en óptimas relaciones con el Muhabarat? Ahí está la posición de Aznar y del PP, contraria al nuevo reparto del poder en la UE que franceses y alemanes pretenden implantar en la futura Constitución europea.Sacando al PP del poder, se acaba la dureza española sobre el Tratado de Niza.
El caso es que la CIA está volcada en el descubrimiento de la mano negra, y otro tanto ocurre con los servicios secretos británicos.¿Consentirá el pueblo español tan brutal castigo sin tratar de descubrir, cueste lo que cueste, a los responsables finales de la matanza? Una prioridad absoluta del Gobierno Zapatero. Más que de seguridad, se trata de una cuestión de dignidad. La dignidad de un pueblo libre, al que no se le puede masacrar impunemente.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.80.117 (3bd2e8136f)
Comentario









os arquivos estranhos




correo:diasestranhos()gmail.com

O sistema de comentarios está á disposición dos lectores de "signos de vida" (antes "días estranhos") exclusivamente para a publicación de opinións e comentarios relacionados co contido deste blog. Calquera texto publicado por medio do referido sistema non reflicte necesariamente a opinión do autor deste blog. As opinións e informacións publicadas no sistema de comentarios son de autoría e responsabilidade integral dos leitores que del fixeran uso. O autor deste blog resérvase o dereito de suprimir os comentarios e textos que considere ofensivos, difamatorios, calumniosos, preconceitosos ou de algunha forma perxudiciais a terceiros. Textos de carácter promocional ou inseridos no sistema sen a debida identificación do autor (nome completo e enderezo válido de e-mail) tamén poderán ser eliminados.


Licenza de 
Creative Commons
Esta obra está baixo unha licenza Recoñecemento-NonComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. Blogalia

Blogalia

(c) Martin Pawley